Déjà vu

La “impro” del Festijazz

La mayor fiesta del jazz celebrada en la capital cruceña ha llegado a su término, después de 6 noches llenas de buena música, invitándonos a reflexionar sobre diversos aspectos de índole musical, artística y organizacional.

Una selecta lista de artistas internacionales hicieron de este festival, una de sus mejores versiones, en la cual destaco la presentación del pianista de origen cubano, Elio Villafranca, quien acompañado por tres reconocidos músicos de la escena musical mundial, abrieron el Festijazz en Santa Cruz. La misma noche, horas más tarde sería el turno de la Soul Jazz Band (grupo del cual forma parte) , la única agrupación local que participó de esta edición del festival. La cita fue en el City Music, tras una serie de percances por cuestiones de sonido y retraso de los organizadores, la joven agrupación tuvo que arrancar con su presentación una hora después de lo programado. Este tipo de situaciones atentan contra los músicos, que ante el esfuerzo de promoción y comprometer invitados terminan por dar una mala impresión sobre su trabajo. Esperemos que esta situación mejore para evitar este tipo de experiencias.

Foto: Jazzradio.com

Con preocupación, noté que artistas que participaron de otras versiones no figuraban en el programa , entre los cuales resalto al virtuoso guitarrista Carlos Fischer, el bajista Dorian Méndez y el trompetista Lucho Mejía. Si bien, este encuentro musical es una plataforma para dar a conocer el trabajo también de los músicos locales, agrupaciones jóvenes como es el caso de Mr. Jam tampoco estuvieron presentes.

Por otra parte, con sorpresa la Orquesta Sinfónica Juvenil coincidió con su temporada en el marco del Festijazz y lo propio sucedió con la presentación de un disco que poco o nada tenía que ver con esta fiesta jazzística (si existe el término). Desde una perspectiva abierta podríamos pensar que se trataba de un festival integral que involucró más estilos musicales o una disposición muy improvisada de parte de los organizadores. Prefiero pensar lo primero.

Seguidamente sería el turno de José André Montaño, el niño prodigio del jazz que ya es noticia mundial gracias a una entrevista realizada por la BBC, medios locales como internacionales volcaron su atención, ante una de las mayores promesas musicales del continente, eso creó mucha expectativa entre los asistentes, sin embargo, lastimosamente José André no estaba acompañado por sus habituales músicos y la diferencia fue muy notoria, pues su presentación restó fuerza desde el momento en el que la batería y la guitarra cubrían al pequeño cada vez que se aprestaba a interpretar un ‘solo’. Después seguiría Oscar Alvarez, en representación de Dinamarca pero con fuertes influencias Españolas, el joven músico sorprendió a los presentes por su técnica y originalidad de sus creaciones musicales. Una gran presentación con un público escaso.

El viernes 12, los protagonistas fueron Bolivia y España, el pianista boliviano Johnny Gónzales, toda una leyenda del jazz cautivó a un público que a través de sus aplausos reconoció la trayectoria del destacado artista. Rompiendo con el tradicional programa, los músicos del grupo español “ Eladio Reinón Quartet” se aprestaron a tocar unos temas tradicionales del jazz con Gónzales en el piano. El impresionante sonido del saxofón tenor de Eladio, llenaba toda la sala. Cautivada por aquel sonido tan limpio, romántico pero igual de intenso. El momento cúspide llegaría cuando el español interpretó Body and Soul, un popular estándar de jazz de 1930, me recordó al sonido de Joe Henderson, me quedé sin palabras, perdida en la magia de aquel momento que me transportó hasta la película “Round Midnight”.

El fin de semana estaba reservado para las agrupaciones Easten Flowers de Alemania y Christy Doran’s New Bag de Suiza, al primer grupo no tuve la oportunidad de escuchar, toda vez, que paralelamente la Soul Jazz Band se presentaba en Lorca, ocasión que aprovechamos para despedir al festival a nuestro estilo y con invitados especiales, entre ellos el pianista Johnny Gonzáles y los españoles de Eladio Reinon Quartet, gran noche para la SJB, nos quedan lindos recuerdos pero sobre todo, la impresión de que siempre podemos ir por algo más complicado y más exigente en materia de música. Al grupo invitado de Suiza, lo escuché en la Casa de la Cultura, una propuesta musical bastante densa que desvelaba el nivel académico de los artistas, me impresionó pero me tomó más tiempo encontrar el gusto o el disfrute, sin embargo creo que ese tipo de música “fusion” siempre exige mayor atención de nuestro cerebro y nos invita a apreciar cambios de ritmos, sonidos y mezclas. Interesante presentación, lastimosamente el público llegó a cuenta gotas y yo me salí al término del tercer tema.

Con este claro repaso, agradezco una vez más el haber participado de este encuentro musical que cita a grandes músicos a una ciudad en la cual el estilo logra cada vez más adeptos, sin embargo y como lo manifesté al principio me preocupa que músicos más jóvenes no participen de un encuentro musical tan importante, los jams session fueron protagonizados únicamente por los invitados, más de uno manifestó su preocupación preguntando – y …¿dónde están los músicos locales?- la ausencia era evidente, no habían estudiantes de música o artistas locales como protagonistas o de público, porque ciertamente mucho se aprende escuchando a otras agrupaciones también. Con un panorama deprimente pero con buena música, un titular de un diario local no pude resumir mejor la realidad que particularizó a esta edición del festival: “La buena música venció la falta de apoyo del Festijazz”, aunque desde una perspectiva más frívola, no existe la falta de apoyo en cuestiones de festivales programados con tanta anticipación, existe la “mala gestión” …quedan muchas dudas por aclarar sobre la organización del evento, pero también me pregunto por qué autoridades locales no encuentran la forma de apropiarse de este encuentro musical, de enriquecerlo y fortalecerlo, como ya es tradición en la ciudad de La Paz. De esa forma el público también se sentirá dueño de un festival que solo busca aportar al nivel de los músicos cruceños o locales. Pero además, enriquece el acervo cultural de una ciudad en crecimiento. Por mi parte, seguiré trabajando en el fortalecimiento de este área en la región, haremos lo “imposible” con algunos colegas que quieran sumarse a esta aventura porque esta claro que lo “posible” ya no resulta suficiente.

Un viaje por el tiempo a través del tango

El pasado jueves por la noche decidí presenciar el concierto de Silencio Cromático, una joven agrupación que fusiona el tango con música electrónica, dando lugar a lo que conocemos como el “Electrotango”. La cita fue un Caminito Pub, un nuevo destino bolichero que ofrece un colorido ambiente y que pretende, transportarte, a un rinconcito de Buenos Aires, al menos esa fue mi impresión. Con diversos ambientes, el público asistente puede consumir de bebidas a un buen precio y encontrar una alternativa original en materia de boliches.

Volviendo a la música, la agrupación paceña, se presentaba por segunda ocasión en Santa Cruz, en una primera visita tocaron en el City Music, ocasión de la que no pude participar porque me encontraba ensayando con la Soul Jazz Band.

Con oídos un tanto críticos, debido a mi formación y mi pasión por la música, fue refrescante escuchar una propuesta musical de esas características, por momentos me hizo pensar en Gotan Project, una banda de tango electrónico y electrónica jazzística asentada en París con renombre internacional que tiene entre sus temas más populares “Santa María de Buenos Aires”.

Silencio Cromático, conformado por jóvenes músicos, cuenta con un baterista, un guitarrista, un contrabajista, una chelista, una pianista y un joven que hace de flautista e intérprete del bandoneón dependiendo de los temas. Entre su repertorio, el nombre que más resuena es Piazolla, aunque los clásico como ‘La Cumparsita’,  ‘El choclo’ e “Illimani” no faltan en escena. Entre los más llamativo está el hecho de que incluyen temas nacionales adaptados a su estilo musical. La canción que tuvo mayor aceptación en el público presente y como suele pasar con los cruceños, fue el de ‘Niña Camba’ de autoría de César Espada, también presentaron una particular versión de ‘collita’, un tema, considerado por algunos paceños, como el segundo himno de esa bella tierra, para mi gusto resultó un poco agresiva pero no le resto el hecho de arriesgarse a experimentar con música nacional. Una tendencia cada vez más común en grupos de diferentes estilos musicales o proyectos culturales fomentados por núcleos artísticos o entidades públicas, en el mejor de los casos (al menos prefiero pensar que es así).

En el título de este texto hablo de un viaje a través del tiempo, el tango es música apasionante y después de varias semanas escuchando clásicos como “Yira, Yira”, ” Vuelvo al Sur” o ” Por una cabeza”, estuve pensando mucho en mi abuelo, la persona que me inició en mi relación con la música. Disfrutaba de escuchar sus discos, eran como un premio.  Y en su extenso material nunca faltaban los discos (LP) de tango.  La tristeza, el dolor, la impotencia y la locura reflejada a través de esa música me hace soñar, me transporta pero sobre todo me toca el corazón, por eso es que cuando no sientes esa fuerza en una interpretación musical cargada de tanto peso social, simplemente no te produce nada. Creo que lograr transmitir esa intención tan particular de esta música siempre será un desafío.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s